Una mamá osa y sus oseznos nadan en la playa mientras la gente los mira con asombro.

Awww.

No todos los días podemos acercarnos a menos de 50 yardas de una madre osa y vivir para contarlo. Pero este paseo a la playa no fue un típico día de sol y surf.

“Solo es la naturaleza”, dijo una pequeña niña que estaba parada detrás de la cámara, mientras observaba a los tres osos negros jugar en el agua de mar.

La madre osa y sus dos oseznos se sentaron en la arena y disfrutaron de las olas.

Todas las personas alrededor observaban el evento con asombro, manteniendo la distancia con estos enormes mamíferos.
[adrotate group=»12″]
[adrotate group=»13″]