Cuando la gente vio a este pequeño ángel, tenían miedo. ¡Hasta que su madre les contó esto!

El pequeño Jameson nació con una condición que lo hace ver diferente a los otros niños. Lo que la gente dijo de él le rompió el corazón, hasta que su mamá compartió este simple mensaje.

No asusta, solamente es un niño pequeño

Jameson es solamente un niño pequeño como cualquier otro . . .bueno, ¡casi! Tiene una rara condición que lo ha dejado con una apariencia un poco diferente.

Y desafortunadamente, esto significa que a veces los niños también lo tratan diferente—algunas veces no muy bien, aunque no siempre a propósito.

Luego de algunos encuentros con extraños, la madre de Jameson se dio cuenta que no podía permanecer en silencio. Sabía que sus experiencias podían ayudar a proteger a otros de ser tratados mal o burlados. Pero si todos los que leen esto, lo comparten, pueden hacer que este importante mensaje llegue más lejos.

Esto no se trata de un mensaje sobre un niño pequeño, sino de toda la gente que es motivo de burla o separada por sus diferencias.

Este es el pedido de la madre para tí:

Quiero comenzar diciendo que no tengo en nada en contra de estos niños o sus padres. Comprendo que puede ser extraño que tu hijo sea quien haga burlas o se ría de otro niño.

Pero, la próxima vez que esto ocurra, espero que los padres hagan algo más.

Aunque no me ofendo, mentiría si digo que no me dolió. Me duele. Me duele que se rían de mi hijo, sabiendo que esto será gran parte de su mundo el resto de su vida.

Ahora te debes preguntar qué ocurrió para motivar estas palabras. Nada ha pasado que no haya ocurrido antes, y que tristemente no volverá a ocurrir. Pero, por alguna razón, ocurrió mucho en las últimas semanas.

Durante un evento de la escuela, la escuela completa, desde jardín de infantes hasta quinto grado, estaban reunidos en la cafetería para escuchar los saludos y bienvenidas. Mientras caminábamos por la cafetería repleta de gente, fuimos saludados rápidamente por un pequeño niño que señaló a Jameson, codeó a su madre, y dijo que lucía gracioso.

No prestamos atención y continuamos caminando por la cafetería buscando un lugar donde sentarnos. Poco después de sentarnos, dos niñas y su madre se sentaron enfrente nuestro. Una de las niñas nos miró, miró a su madre y dijo «Me asusta,» señalando a Jameson. Su madre dijo que eso no era algo lindo de decir, y se dio vuelta.

El fin de semana pasado, en el supermercado con mis dos niños, una madre y su hijo caminando por el pasillo hacia nosotros. Vi al pequeño mirar hacia arriba; le sonreí. Comenzó a reirse y le dijo a su madre, «Mira mamá, ese bebé se ve gracioso,» riéndose. Miro a su madre y no puede siquiera decir una palabra, con su boca abierta.

Como madre, he estado en situaciones en las que mi hijo ha hecho o dicho algo inapropiado, entiendo la vergüenza.

También entiendo que los niños no son culpables. Piénsalo, desde niños les enseñamos cosas. Pon los ladrillos rojos juntos, pon uno verde entre ellos, y luego busca el ladrillo verde, el diferente.

Pon las piezas que solamente encajan en el agujero correcto. Nunca encontrarás una figura redonda en un agujero de un cuadrado. La redonda es incorrecta. Está bien notar las diferencias. Así es como identificamos una cosa de la otra. Enseñamos lo que es enseñando lo que no es.

Pero esto son objetos. Podemos tomarlos por separados y elegir el correcto, el que encaja. No podemos hacer esto con la gente; con los niños.

Como madre de un niño que se ve diferente, este es mi pedido para ti:

Si eres el padre de un niño que dice que otro niño es raro, se ve gracioso o asusta, no digas simplemente, «Eso no es algo lindo para decir.»

Aunque tengas razón, no es lindo, al decir eso y marcharte estás dejando solo a mi hijo.

La próxima vez, continúa esa afirmación y dile a tu niño, «Estoy seguro que es un buen niño, vamos a conocerlo.»

Por favor, ven y preséntate y pregunta el nombre de mi hijo. Te lo aseguro, ¡no mordemos! Mi hijo es como el tuyo; puede ser dulce, amoroso, regañar y ser muy inquieto. Y te aseguro, yo soy como tú, soy una madre aprendiendo mi camino en esto.

Si tu hijo es curioso y no dice nada malo, pero aún nota que se ve diferente, por favor, preséntate a nosotros ¡pregunta nuestros nombres! Incluye a mi niño en tu mundo. Te prometo, no asusta, solamente es un niños pequeño.

Para todos los padres y niños que ya practican esto, y para todos ellos que han hecho su propósito de hacer el día de Jameson mejor cuando cruzamos nuestros caminos: Gracias.

Desde lo más profundo de mi corazón, gracias.  Honestamente puedo decirte que recuerdo vívidamente cada encuentro con un extraño que ha hecho un esfuerzo consciente para conocer a Jameson e incluirlo en su mundo. Y te apuesto que él también.

Mi niño de seis años me sorprende cuando lo escucho rememorar algo de cuando tenía 3 años, y estoy segura que Jameson recuerda lo mismo.

Seriamente, ¿Qué tan malo parece su rostro cubierto de chocolate?

[adrotate group=»4″]

Cuando_la_gente_vio_a-01

Si esta historia te ha conmovido… o si alguna vez has sentido el dolor de ser “diferente”, comparte esta historia, e inspira a otros a amar a TODOS como Jesús lo querría. Sin importar qué tan diferente parezca la gente, ¡todos somos perfectos para los ojos de Dios!