No necesitas un novio o novia, necesitas una pareja

Honestamente, no entiendo cómo la gente sale tanto en citas. Es costoso — seas hombre o mujer — te hace perder el tiempo, y, 95% del tiempo, completamente inútil. Entiendo que no quieran estar solos, pero seamos honestos… aún lo están. Solo que mientras lo están, tienen compañía.

Entiendo que cualquier forma de compañía humana, aunque no sea genuina, se necesita para mantener la sensatez. Sin embargo, tarde o temprano el sentimiento de soledad total vuelve a atacar cuando menos lo esperas.

Lo peor de estar en ese tipo de relación es que nunca funcionan, y siempre terminan mal. Por eso, al final, todo el estrés, la frustración y el desequilibrio emocional vuelven, gracias a alguien que nunca valió la pena.

La sociedad dio un giro interesante estas últimas décadas — en cuanto a las relaciones interpersonales. Hace mucho, casi no salíamos en citas, pero hoy en día lo hacemos con frecuencia y con un fervor casi enfermante.

Todo el mundo conoce a una o dos personas que no han estado solteros en 5 años — pero nunca mantienen una relación más de medio año.

Está bien, hay más opciones que antes… pero cuando se trata de encontrar al indicado, un pajar más grande solo dificulta encontrar la aguja. Pero sí entiendo su lógica.

Hay muchos candidatos potenciales y quieres asegurarte de estar con tantos como sea posible para asegurarte de encontrar a tu pareja ideal.

El problema es que eso es muy, pero muy ineficiente. Mientras salgas con más personas, más tiempo vas a malgastar. Y no solo tu tiempo, el de tu novio o novia también. Si tu meta es revisar tantas opciones como puedas, estás haciendo las cosas muy mal.

Piénsalo. Mientras salgas con más personas, será menos probable que la persona con la que estás encuentre el amor de su vida. Porque claramente no eres tú, pues estás malgastando su tiempo y haciendo más difícil que encuentre a su pareja.

En consecuencia, eso significa que estas personas probablemente seguirán intentando salir con la gente equivocada — haciendo que tu pareja ideal no esté disponible para entrar en tu vida cuando lo conozcas (si es que lo haces).

Si vamos de cita en cita, básicamente estamos garantizando que terminaremos en relaciones miserables o completamente solos, pues nuestra pareja ideal siempre estará con la persona equivocada, así como nosotros.

La verdad es que aunque no conozcamos a la persona ideal para nosotros, casi siempre nos damos cuenta cuando una persona no lo es. Deberíamos poder eliminar al 80% de las personas del mundo de nuestra lista con solo una hora conociéndolos.

Si no puedes, no te conoces lo suficiente como para entender qué quieres. De cualquier manera, no estás listo para tener una buena relación, pues necesitas saber quién eres o correrás el riesgo de hacer que una buena relación falle.

Otro problema de las citas frecientes, es que nunca tendrás una oportunidad para entender lo importante que es encontrar a alguien con quien compartir tu vida. La manera moderna de hacerlo nos mantiene «contentos».

Nos brinda la compañía que queremos — tal vez no como nos gustaría, pero dado que siempre estamos renovando las cosas, la emoción se mantiene. Seguimos usando curitas para una cortada que necesita sutura, algo más permanente que mantenga nuestra vida en una pieza.

Solo cuando pases suficiente tiempo en soledad — soledad de verdad — empezarás a entender qué hace falta en tu vida — quién hace falta en tu vida.

Si nunca te permites sentir lo que tienes que sentir, porque siempre hay alguien en tu vida, no podrás reconocer algo bueno cuando finalmente lo encuentres.

Es fácil conseguir un novio o una novia — todo el mundo parece tener a alguien todo el tiempo. Encuentra una pareja, alguien que quiera formar parte de tu equipo para enfrentar la vida entre los dos.

Reconocer a la pareja ideal cuando se cruza en tu camino es algo difícil. Pero reconocer que alguien no lo es, es mucho más fácil de lo que solemos admitir.

Casi pareciera que todo el mundo está intentando asentarse o tener un plan B, por si acaso. En realidad, encontrar a la pareja ideal está fuera de nuestro control. Pero lo que sí podemos hacer es maximizar las probabilidades de éxito.

Quédate con candidatos potenciales que puedan proporcionar relaciones fructíferas. No desperdicies tu tiempo, ni su tiempo, cuando sabes que las cosas no van a funcionar entre ustedes.

Los novios y novias son para niños y adolescentes. Los adultos necesitan parejas.

Necesitas a alguien que esté ahí para ti sin necesidad de preguntar. Alguien que siempre te cuide, cuide tus mejores intereses y te apoye en cada momento.

Necesitas una parejas, pues solo entre parejas pueden ayudarse cuando más lo necesiten:  cuando la vida decida saber cuánto dolor y sufrimiento puedes resistir antes de caer de rodillas.

La vida tiene una manera particular de desmoralizarnos. A veces los golpes son rápidos, y otras veces te debilitan lentamente.

En momentos como estos, tener una pareja a tu lado puede ser, literalmente, la diferencia entre la vida y la muerte, entre el éxito y el fracaso, entre la felicidad y la miseria.

Lo más hermoso de tener una pareja para compartir tu vida, es que te permite vivir más allá de las limitaciones de una sola vida.

[adrotate group=»4″]

Tener una pareja te permite vivir dos vidas, no solo la tuya. Las cosas buenas y malas, las lágrimas y las risas, caer y levantarse… todo se comparte entre los dos.

Es un hermoso sistema cuando se mantiene y se sostiene de manera correcta. Todo el dolor y la tristeza que te aqueja, no tendrás que soportarlo en soledad.

Aunque también vas a compartir los dolores y problemas de tu pareja, pero cuando están juntos, dstribuyen y comparten el peso. Tal vez no puedas levantar 100 kg a lo largo de una montaña, pero entre los dos pueden compartir la carga y hacer el viaje muchas veces juntos con menos esfuerzo.

El mundo puede ser un lugar brutal. La vida suele ser un viaje cuesta arriba. Pero debes saber que no tienes por qué soportarlo solo.

Tal vez puedes hacerlo todo por tu cuenta… pero recuerda que la meta de la vida es maximizar la felicidad y minimizar el sufrimiento. Encontrar una pareja de por vida es la manera más eficiente y placentera de hacerlo.

(original: Elitedaily)