Una adorable bebita le cuenta a su papá una historia muy alocada que solo ella entiende.

Los bebés logran tener el mejor sentido del humor sin siquiera intentarlo. Es tan genuinamente entretenido verlos crecer y aprender sobre el mundo que los rodea.

Todas sus acciones son tan honestas y las hacen con una inocencia tal, que a veces es impresionante observarlos cuando tratan de hacer algo.

Y ellos se sienten del mismo modo. Ellos piensan que todo es gracioso. Incluso la acción más simple puede hacerlos sonreír.

Como el bebé que no logra controlar sus carcajadas cuando a su mamá le da hipo. Es un sonido nuevo y parece nunca cansarse de escucharlo. Su mamá ni siquiera tiene que esforzarse. Ella solo se sienta allí con su hipo, y eso es suficiente para entretener al bebé.

Luego, están los bebés que disfrutan cuando ven a otro bebé. Esta es una situación particularmente tierna, especialmente cuando sucede entre gemelos – ellos son el ejemplo perfecto. No solo son adorables los dos, sino que la interacción entre ellos aumenta el nivel de ternura. ¡Es demasiado!

En el caso de este padre en particular y su hija, ella parece querer entablar una conversación muy seria con él. A juzgar por los pequeños y dulces movimientos que hace con su mano y su parloteo apresurado, ¡parece tener mucho que contarle!

Su papá se esfuerza por tomarla en serio, pero su carcajada tarde o temprano se hace inevitablemente y logra sacar lo mejor de él. ¡Y lo mismo me ocurrió a mí!

Por favor, ¡COMPARTE este gracioso video con todos tus conocidos!
[adrotate group=»13″]
[adrotate group=»12″]