Un pingüino nada 8,000 kilómetros cada año para ver al hombre que salvó su vida

Tener animales silvestres como mascota es ilegal en Brasil. Pero a pesar de lo que pueda decir la ley, Dindim viene a vivir con su mejor amigo, con quien se encuentra en las playas de Brasil, cada año desde 2011.

Un albañil retirado, y pescador en su tiempo libre, de 71 años de edad, Joao Pereira de Souza encontró a Dindim, un pingüino Sudamericano de Magallanes, cubierto en petróleo y al borde de la muerte. Cuando De Souza lo curó, sin embargo, descubrió que Dindim no quería irse; cuando finalmente se fue, De Souza estaba sorprendido de verlo regresar al año siguiente, y luego los años posteriores.

“Amo al pingüino como si fuera mi propio hijo y creo que el me ama a mi,” dijo Joao a Globo TV. “Nadie más puede tocarlo, el los picotea si lo hacen. El se queda en mi regazo, me deja bañarlo, me deja alimentarlo con sardinas y levantarlo del suelo.”

“Todos dijeron que el no regresaría pero el ha regresado a visitarme durante los últimos cuatro años”

Un_pingüino_nada_8,000_kilómetros-01

Joao de 71 años de edad encontró a este pingüino cubierto en petróleo y al borde de la muerte en 2011

Un_pingüino_nada_8,000_kilómetros-02

“El vivió conmigo durante 11 meses y luego… desapareció»

Un_pingüino_nada_8,000_kilómetros-03

Pero Dindim siguió regresando cada año, nadando 8,000 kilómetros para llegar

Un_pingüino_nada_8,000_kilómetros-03

“Amo a este pingüino como si fuera mi propio hijo y creo que el también me ama. Cuando el me mueve su cola como si fuera un perro y grazna con deleite”

Un_pingüino_nada_8,000_kilómetros-04

“Nadie más puede tocarlo. El los picotea si lo hacen”

Un_pingüino_nada_8,000_kilómetros-05

“Nunca he visto algo así antes. Creo que el pingûino piensa que Joao es parte de su familia y probablemente que el es un pingüino también” – dijo el Profesor Biólogo Krajewski

[adrotate group=»12″]

[adrotate group=»13″]