Su dueño no la tocaba porque estaba sucia, pero el final me hizo llorar

Todo cambió para ella. Espera a que lo veas.

La vida de Sarah se parecía mucho a un confinamiento en solitario, pues estaba atada a una caja y nadie la tocaba porque era muy “fea”.

Pero todo eso cambió tras ser rescatada.

Mira como esta perrita antes ignorada es amada por su nueva familia.

[adrotate group=»12″]
[adrotate group=»13″]