Preocuparse por las cosas es un signo de inteligencia

Thoughtful man chews fingernail

Anuncio Publicitario

La tendencia de preocuparse por las cosas puede ser un signo de un cierto tipo de inteligencia, según un documento en la próxima edición del jornal Personalidad y Diferencias Individuales.

Un equipo liderado por Alexander Penney de la Universidad Lakehead de Ontario le proporcionó a 126 estudiantes de licenciatura una lista interminable de encuestas y cuestionarios diseñados para medir tanto su inteligencia como cuánto tendían a estresarse sobre los eventos en su vida. (Por ejemplo, se les preguntó qué tanto estaban de acuerdo con afirmaciones tales como, «Siempre estoy preocupado por algo.») Luego de analizar los resultados, Penney y su equipo encontraron una correlación entre la preocupación y la inteligencia verbal.

La correlación no implica una causa, por supuesto, pero este no es el primer documento que encontró un enlace entre la ansiedad y la inteligencia. Por otra parte, Penney y sus colegas también encontraron una interesante asociación en otra dirección: cuantos más respondieron que repasaban los eventos pasados en sus mentes, fueron posicionados en menor rango en inteligencia no verbal. A modo de explicación, Penney y sus colegas ofrecen lo siguiente:

«Es posible que las personas más verbalmente inteligentes sean capaces de considerar los eventos del futuro y del pasado con mayor detalle, llevando a más rumia y preocupación. Los individuos con inteligencia no verbal más alta pueden ser más fuertes para procesar los signos no verbales de las personas con las que interactúan en un momento, llevando a una necesidad reducida de re-procesar los encuentros sociales pasados.»

En otras palabras, los verbalmente inteligentes están atormentados por su memoria para el detalle, mientras aquellos que son mejores al recoger pistas no verbales son capaces de adquirir más información en el momento, y tienen menos necesidad de repeticiones de eventos en su cabeza luego. Todo hace una interesante investigación, y ver el lado positivo potencial de tender a preocuparse.

Anuncio Publicitario