¿Necesitas higienizar tu colchón? Esta es la forma más FÁCIL de hacerlo.

Anuncio Publicitario

Nada se siente mejor que dormir en una cama limpia con sábanas recién cambiadas. ¿Quieres llevar esa sensación a un nuevo nivel? ¡Asegúrate de que tu COLCHÓN esté tan limpio como sea posible! LocaRisa está aquí para enseñarte los trucos de mantenimiento y limpieza que garantizan que nuestro lugar de descanso esté tan limpio como sea posible.

La asquerosa verdad es que un humano promedio transpira casi 250 ml de sudor durante la noche. ¡Eso equivale a casi una taza llena de sudor!

Nada agradable, ¿cierto?

Cuando nuestra transpiración es absorbida por nuestras sábanas, una parte de ella termina escurriéndose hacia el colchón. Y si no has higienizado tu colchón desde, digamos, hace 5 años cuando lo compraste… bueno, eso es BASTANTE sudor atrapado bajo el cobertor.

Sin mencionar el polvo, los ácaros, los líquidos derramados, las células muertas de tu piel, y pare usted de contar…

A pesar de que lavar tus sábanas con frecuencia es esencial y ayuda bastante (una vez a la semana o cada 15 días como mucho), las bacterias no se detienen allí. Para lograr higienizar por completo el lugar en donde pasas una tercera parte de tu vida, también tendrás que ocuparte de limpiar el colchón.

Pero, ¿cómo se limpia un colchón? No es posible meterlo en una lavadora y listo. Prueba con estos trucos sencillos para mantener tu colchón tan limpio como sea posible.

Cómo limpiar tu colchón.

  1. Aspira tu colchón cada 3 meses o cada vez que le des vuelta. Esto ayudará a extraer el polvo y la arena que se acumula en la superficie. Asegúrate de que el adaptador de la aspiradora esté limpio antes tocar con éste tu colchón.
  2. Desodoriza tu colchón esparciendo un poco de bicarbonato de sodio sobre su superficie. Déjalo reposar durante media hora y aspira para eliminarlo por completo.
  3. Elimina las manchas de tu colchón frotándolo con un paño húmedo y frío. Luego frótalo con mezcla de partes iguales de bicarbonato de sodio, sal y agua. Deja que la mezcla actúe durante media hora antes de retirarla con un paño y agua.

El bicarbonato de sodio es un elemento crucial en este proceso para poder eliminar el mal olor de tu colchón. Estamos asumiendo que dicho olor proviene únicamente del sudor. Pero aunque el bicarbonato de sodio es un desodorizante natural, tampoco confiere ningún tipo de fragancia. ¡Más bien actúa como un desodorizante!

Si quieres darle a tu colchón un aroma especial, agrega algunas gotas de aceites esenciales (como el de lavanda o eucalipto) al bicarbonato de sodio antes de agregarlo sobre la superficie de tu colchón. Esto dejará un olor permanente que podrás disfrutar durante varios días después de la limpieza.

Para eliminar las manchas, la mezcla descrita arriba podría no ser suficiente para las más difíciles. En ese caso, haz una mezcla de dos partes de peróxido de hidrógeno y una parte de jabón lavaplatos. Coloca una pequeña cantidad de la mezcla sobre la mancha y utiliza un cepillo de dientes (reservado para la limpieza) para frotar suavemente el área. Déjalo actuar durante 5 minutos y limpia con un paño húmedo y frío.

Unos últimos consejos antes de que corras a higienizar tu colchón:

  • JAMÁS laves el colchón, ya que no están hechos para eliminar el agua y la humedad.
  • No intentes eliminar las chinches por ti mismo, busca ayuda profesional.
  • ¡Invierte en un protector para tu colchón!

¡Qué piensas de estos consejos? Comparte tus ideas con nosotros en la sección de comentarios.

Anuncio Publicitario