Las últimas palabras de estos condenados a muerte son completamente extrañas

«Esto no es una derrota, es una victoria. Ustedes saben a dónde voy. Me voy a casa para estar con Jesús. Mantengan la fe»

Anuncio Publicitario

Conoce a Kimberly McCarthy. Ella mató a su profesora y vecina jubilada de 71 años, Dorothy Booth, en Lancaster, Texas. Lo hizo durante un robo y también fue sospechosa de los asesinatos de otras dos mujeres mayores en Texas.

Las autoridades nunca la juzgaron por esas otras muertes. Su apelación federal final fue denegada en julio del 2012 y su ejecución se produjo el 29 de enero del 2013. Según sus últimas palabras, no estaba preocupada en absoluto.

Anuncio Publicitario