Las personas desordenadas son en realidad genios productivos, según las investigaciones.

Las personas desordenadas son acusadas falsamente de haraganes en todas las sociedades.

Personalmente, odio limpiar. Es tan difícil y aburrido. Solo lo hago cuando realmente es muy necesario, así que estoy acostumbrado a recibir notas en mi escritorio por ejemplo. Es algo con lo que he aprendido a vivir.

Por un largo tiempo nuestra sociedad ha dibujado una línea entre desordenado y perezoso. Pero ahora el periodista John Haltiwanger ha salido en defensa de, bueno, los haraganes, en un artículo en Elite Dailque ya ha sido compartido cientos de miles de veces en la red.

De acuerdo a John, no hay conexión entre ser un poco desordenado y tener la cabeza desordenada. ¡Al contrario!

Así que si eres algo haragán, y estás acostumbrado a miradas juiciosas, aquí hay tres grandes cosas por recordar.

1. No te interesa el status quo.

De acuerdo con Haltiwanger, no es necesario pero puede ser agradable ser una personada ordenada y organizada. Pero también debemos abrazar el caos porque nada permanece limpio y ordenado por siempre. Tarde o temprano las cosas se vuelven a desordenar.

“Las personas desorganizadas han visto la luz. Ellos no permitirán que sus vidas sean dictadas por la propiedad y las convenciones,” dice el.

2. Encuentras inspiración en tu desorden.

¿Sabías que muchas personas famosas y exitosas son reconocidos haraganes?  Roald Dahl, J. K. Rowling, sin mencionar al genio clásico Albert Einstein.

En “Un desorden perfecto: Los beneficios ocultos del desorden“, los autores Eric Abrahamson y David H. Freedman escriben: “Un escritorio desordenado puede ser un muy efectivo sistema de priorizar acceso. En un escritorio desordenado, el trabajo más importante, más urgente tiende a permanecer cerca y al tope de la pila, mientras que las cosas que pueden ser ignoradas con seguridad tienden a quedar tapadas en el fondo o en la parte de atrás, lo cual tiene perfecto sentido.”

Un estudio de Kathleen Vohs de la Escuela de Administración Carlson de la Universidad de Minnesota , ha revelado que los espacios de los individuos desordenados los ayudan a incrementar su creatividad.

“Los ambientes desordenados parecen inspirar un rompimiento con las tradiciones, lo que puede producir nuevas perspectivas,” explica Vohs. “Los ambientes ordenados, en contraste, estimulan la convencionalidad y jugar según las reglas.”

[adrotate group=»4″]

3. Eres valiente y espontáneo.

La gente desordenada “va con la corriente en lugar de nadar contra la corriente,” dice Haltiwanger.

En lugar de preocuparse por cada detalle, la gente desordenada se enfoca en la imagen completa. Ellos prefieren gastar tiempo y energía en cosas importantes en lugar de preocuparse por componentes sin importancia. Eso, según dice Haltiwanger, los hace más aventureros y más propensos a correr riesgos que la gente ordenada.

No hay nada malo con ser organizado, pero tampoco hay nada de malo con un poco de caos. Deja que el sonido del ambiente te inspire y trata de no preocuparte por limpiar en el momento. Al final del día, lo importante es encontrar el balance ideal entre orden y caos.

“Hay simpleza y belleza en vivir una vida desordenada, que es precisamente lo que produce individuos tan iluminados e innovadores,” dice Haltiwanger.

O, como mi padre solía decir, mejor tener un poco de tierra en las esquinas que vivir en un infierno limpio.

¿Eres desordenado – o conoces a alguien que lo sea? Asegúrate de compartir estos divertidos descubrimientos.