Este pequeño osezno no puede dejar de coquetear con su nueva mejor amiga… ¡una cervatilla!

De pequeña, mi serie de libros favorita eran las aventuras de Little Bear. Esta serie de libros también las usaba mi mamá para enseñarme a leer, así que siempre tuve una gran debilidad por estas peludas criaturas en la vida real.

Está claro que, por muy tiernos y lindos que puedan parecernos en la infancia, todos los osos son criaturas peligrosas que tienden a ser bastante feroces. Pero también pueden llegar a ser tan dulces como un osito teddy con sus tontas travesuras y payasadas, pero aun así deben ser tratados con extrema precaución al ser avistados en su entorno natural.

La preciosidad que veremos en el video a continuación es un raro ejemplo de un oso viviendo en un entorno controlado, en el Point of View Farm de West Virginia. Este santuario también es hogar de otros oseznos, una zorra con tres pequeños bebés y tres hermosos cervatillos.

El biólogo Joel Rosenthal capturó el maravilloso momento en que uno de los oseznos, Boog, conoce a una de las jóvenes cervatillas. Al principio, el peludo oso queda totalmente desconcertado por la nueva y extraña criatura que acaba de conocer, levantándose sobre sus patas traseras para examinar detenidamente sus hermosas manchas.

Ella espera pacientemente a que él termine de olerla y, luego de unos segundos, se nota que Boog quedó fascinado con la cervatilla, ¡pues comenzó a besuquearla por toda su cara! No puedo ni imaginar cuantos otros momentos encantadores tienen la suerte de presenciar los cuidadores a diario. Es como ver una película de Disney hecha realidad.

¡Estoy tan feliz de que Rosenthal allá decidido compartir este video con nosotros! ¡No olvides COMPARTIRLO también con tus amigos y familiares!
[adrotate group=»13″]

And here is what happened between Boog and the fawn 5 minutes after the video below.

Posted by Joel Rosenthal on Tuesday, 31 May 2016

[adrotate group=»12″]