Esta foto de un perro rescatado sonriente fue toda la evidencia que necesitaba la policía

2. Una última jaula

- Anuncio Publicitario -

Por suerte para ese perro rescatado, Kristina Rinaldi, directora ejecutiva de Detroit Dog Rescue, se encontraba en ese lugar. Ella vio su rostro triste y se le rompió el corazón. Todos los voluntarios estuvieron de acuerdo en que tenían que ayudarlo, porque él merecía una oportunidad.

Sin siquiera intentarlo, este perro se había ganado sus corazones. El problema era que ya no había espacio en la camioneta. Así que Rinaldi se encargo del asunto con sus propias manos. Ella decidió llevar al perro en su propio coche. Una decisión simple que llevaría a una cadena de eventos increíbles que nadie podría haber esperado.

Ant. 2 de 40 Sig.
- Anuncio Publicitario -