El remedio más simple y efectivo para tener unos talones suaves.

¿Por qué nadie me dijo esto antes?

Nuestro frenético estilo de vida moderno hace que sea difícil prestarle una atención constante a la condición de nuestros pies. Nos duele o roza aquí y allá, y nuestro calzado se siente apretado. Solo al final de un largo día de trabajo notamos cuán áspera es nuestra piel en esa zona y cuantas grietas se han formado en ella. Pero este problema puede ser resuelto rápidamente y sin mucho esfuerzo. Y más importante aún, de forma económica.

Anuncio Publicitario

Locarisa comparte hoy contigo la receta de un remedio que le devolverá la delicadeza y suavidad a tus pies agotados.

Necesitarás:

  • 5 cucharadas de bicarbonato de sodio.
  • Gel de baño.
  • Varias gotas de aceite esencial (de lavanda, naranja o limón te servirán).

Modo de empleo:

  1. Antes de comenzar el procedimiento, coloque sus pies en agua caliente durante 5 minutos. La piel debe ser suavizada de esta forma para que el remedio sea más efectivo.
  2. Mezcle el gel de baño, el aceite esencial y el bicarbonato de sodio hasta formar una pasta homogénea. Frote la mezcla sobre sus pies a modo de masaje.
  3. Si la piel está demasiado áspera, utilice un cepillo o piedra pómez para frotar la mezcla.
  4. Al terminar, retire la mezcla lavando con agua y lubrique sus pies con crema hidratante.

El bicarbonato de sodio no solo es un gran remedio para la piel endurecida y áspera de los pies. También elimina olores desagradables, promueve la cicatrización y ayuda a combatir las infecciones con hongos.

Los resultados serán evidentes en un par de semanas.

Anuncio Publicitario
FUENTEBrightside