Cuando un conductor de Uber recogió a una chica en un bar, jamás se imaginó que su historia le rompería el corazón.

Nunca sabemos la situación que las demás personas están atravesando.

Un conductor de Uber compartió recientemente su historia de la vez llevó a casa a una chica completamente ebria en su carro. Nada interesante hasta aquí, estoy seguro de que cosas así suceden todo el tiempo. Él estaba un poco molesto al principio, preparándose para probablemente tener que limpiar su vómito, pero entonces, ella se abrió con él y le contó su historia.

Anuncio Publicitario

El conductor, un usuario de Reddit bajo el seudónimo westport76 quien se cree que vive en Norte América, contó esta historia en una sección de ese sitio web donde los conductores de Uber hablan sobre los ‘secretos más profundos’ que han escuchado de sus clientes.

Esto es lo que westport76 compartió:

«Aquí les habla un ex conductor de Uber. Recogí a una dulce chica en un bar un miércoles por la noche, totalmente ebria. Eran cerca de las 10 p.m. Ella subió a mi carro, disculpándose por estar tan borracha, y preguntó muy amablemente si podíamos dar un par de vueltas por allí nada más, con las ventanas abajo.

En ese momento me prepare para cobrarle una tarifa extra por limpieza, conduciendo al tiempo que intentaba sacar una bolsa para vómitos de mi guantera. Pero no, ella hizo lo que yo ya esperaba asomando su cabeza por la ventana del asiento trasero. Me preguntó si alguna vez había pensado en la muerte, a lo cual respondí: Sí – Supongo que sí.

Fue entonces cuando me contó que tenía cáncer. Tenía un tumor en el cerebro y estaba demasiado avanzado como para considerar hacerse quimioterapia. Recuerdo que mi corazón latía con fuerza. Me dijo que estaba muriendo y que iba a estar bien. Esa noche estaba celebrando junto a sus compañeros de trabajo, quienes le hicieron una fiesta de despedida. Ella les dijo a ellos que le habían ofrecido un trabajo en el exterior.

«Lo que no les dije es que el exterior es en realidad el cielo».

«¡Santo. Dios! De inmediato apagué mi aplicación móvil y lloré como un niño mientras conducía a casa».

Nunca sabemos lo que las personas a nuestro alrededor viven en su día a día. Incluso cuando las personas parecen ser “un desastre” o molestas, puede que estén llevando una carga mucho más pesada de lo que podemos imaginar. Por esta razón — aunque sea difícil, y a pesar de nuestros defectos — siempre debemos presumir la buena intención de las demás personas, y tratarlos como nos gustaría ser tratados.

Anuncio Publicitario