Bebé orangután fue encadenado entre dos casas y abandonado allí por un año.

Esto es muy triste.

Este orangután tuvo que esperar un año antes de que alguien lo salvara. Mingky era solo un bebé cuando fue capturado en una granja cerca de un bosque en Indonesia. Su madre probablemente fue asesinada antes de poder raptado. Se cree que el hombre que lo capturó se lo dio a un amigo. Y este último decidió que el mejor lugar para que Mingky viviera era encadenado entre dos casas.

Panut Hadisiswoyo, director y fundador del  Centro de Información Orangutan (OIC), dijo que el hombre en cuestión quería un orangután en su casa para entretener a su familia y amigos.

Entonces, Mingky permaneció amarrado de esa manera durante casi un año. Lo encontraron con una cadena en su cuello y sin un lugar en donde refugiarse de la intemperie.

La única cosa bajo sus patas era un tambaleante piso de concreto. El ancho del lugar en donde vivía era de solo 60 cm.

Mingky era alimentado con frutas. La gente que pasaba por allí lo veía, pero nadie hacía nada por él. Afortunadamente, todo cambió hace unas semanas atrás.

El OIC encontró a Mingky y de inmediato contactaron a las autoridades locales de fauna silvestre, alegando que su propietario estaba rompiendo la ley al tenerlo en su casa.

Mingky fue llevado pronto al OIC. Por desgracia, el irresponsable propietario no recibirá ningún castigo.

[adrotate group=»4″]

Mingky es comprensiblemente agresivo y desconfiado con las personas.

Debió ser tranquilizado para poder sacarlo del ‘callejón’ en donde vivió. Actualmente está bajo el cuidado del Programa para la Conservación de los Orangutanes de Sumatra (SOCP).

Si todo sale bien, es probable que sea devuelto a su entorno natural cuando crezca.

¡Compártelo con tus amigos!

[adrotate group=»5″]