Arquitecto convierte una vieja fábrica de cemento en su hogar, y su interior te dejará sin aliento.

En 1973, el arquitecto español Ricardo Bofill compró una fábrica de cemento en Barcelona que data de la Primera Guerra Mundial.

De inmediato se dio cuenta del potencial que tenía la edificación, y comenzó a renovarla para convertirla en su hogar.

Anuncio Publicitario
Ant.1 de 9