8 verduras que debes comer y 8 que no debes comer 1 - Locarisa

8 verduras que debes comer y 8 que no debes comer

Hay pocos alimentos cuyo halo nutricional brille tanto como el de los vegetales densos en nutrientes y escasos en calorías.

El estatus incuestionable de los vegetales como alimento saludable ha estado presente durante años. Durante generaciones, las madres han negado el postre a sus hijos antes de terminar sus vegetales. Los fanáticos de la salud colocan verduras frescas en la licuadora para engullir ese «delicioso» fango de color verde con sabor a tierra. Los nutricionistas insisten en que comamos un mínimo de entre tres y cinco porciones de verduras por día.

Después de tantos años glorificando a los vegetales, nos sorprendió saber que no todas las verduras son tan saludables como pensábamos. De hecho, hay una serie de verduras que quizás sea mejor evitar por completo.

Por supuesto, ten en cuenta que incluso los vegetales menos saludables probablemente sean superiores a, digamos, un Twinkie o un tarro de queso fundido. Pero a la hora de elegir entre varias verduras, es útil saber cuáles pueden proporcionar el impacto nutricional más poderoso y cuáles podrían ponerte en riesgo de problemas gastrointestinales, dolores de estómago o cosas incluso peores.

Debes comer: Pimientos

Los pimientos son una verdura sabrosa y crujiente, que puede consumirse tanto crudo como cocido. Son geniales crudos cortados en dados para las ensaladas, y también pueden rellenarse y hornearse. Son un ingrediente clave en el sofrito, la base del sabor de la cocina caribeña. Su sabor varía dependiendo de su color, siendo los verdes frescos y ligeramente amargos, mientras que los rojos son dulces y suculentos.

Y aunque parecen pertenecer a variedades distintas, todos son el mismo vegetal, solo que en diferentes estados de maduración. Primero verde, luego amarillo y finalmente rojo. Y lo mejor es que son súper buenos para ti, ya que contienen mucha vitamina C y fibra. Incluso tienen niveles significativos de potasio, magnesio y una gran cantidad de vitaminas, por lo que definitivamente puedes comerlos y disfrutar de ellos a diario.

Debes comer: Zanahorias

Las zanahorias son uno de esos «vegetales superestrellas» que parecen ser un éxito incluso entre los comensales más delicados. «Las zanahorias son una de mis verduras favoritas para un bocadillo rápido», compartió la dietista y nutricionista McKel Hill en su sitio web. «Las zanahorias crujientes, ligeramente dulces y jugosas son excelentes para usar en platos salados y dulces».

Las zanahorias son súper versátiles y se pueden comer crudas o cocidas en cualquier cosa, desde un batido hasta una sopa o incluso un pastel. Las zanahorias también son una gran fuente de vitamina B, vitamina C, vitamina D, betacaroteno, ácido oólico, potasio, magnesio y fibra. Al igual que los pepinos, pueden ayudar a limpiar los intestinos, lo que los convierte en una excelente opción vegetariana para cualquier persona que sufra de estreñimiento de forma regular.

Debes comer: Rábanos

Si buscas una verdura que sea tan sabrosa como nutritiva, los rábanos no te decepcionarán. Además de ser jugoso y estar lleno de sabor (ya sea dulce o picante, dependiendo de la variedad que elijas), esta raíz es extremadamente versátil y utilizada en todo, desde ensaladas hasta guisos. ¿Llevas prisa? Rebana rápidamente algunos rábanos y disfrútalos crudos como un refrigerio súper simple. «Me gusta el sabor picante y casi amargo de los rábanos frescos» dijo Matt Bolus, chef ejecutivo de The 404 Kitchen en Nashville. «Para equilibrar esos sabores, me gusta comerlos con queso ricotta fresco, miel y aceite de oliva».

Son ricos en fibra y bajos en calorías y carbohidratos, así que adelante, come cuanto quieras sin remordimiento.

Page 1 of 8
NEXT